(54)9 223 6346837 natalia@solucioneseffe.com
Nuevo programa de Crédito Fiscal para Capacitación

Nuevo programa de Crédito Fiscal para Capacitación

Este programa ofrece hasta el 100 % de reintegro en capacitaciones realizadas en pymes. Para acceder al mismo se debe presentar un proyecto de capacitación para trabajadores. La presentación de los proyectos cierra el 31 de octubre de 2020 y las capacitaciones podrán llevarse a cabo hasta el 31 de diciembre de 2020.

En SOLUCIONES EFFE estamos para servirle utilizando el crédito fiscal. Sólo tiene que llamarnos!

Elija la Capacitación que necesita (inclusive si desea que sea asistida por un experto Pyme) en las cuales se transmiten conocimientos prácticos con la finalidad de solucionar un problema, realizar una mejora o una innovación para la MiPyme.

Requisitos de la Empresa para aplicar:

•Tener certificado PYME vigente

•Tener al menos 1 (un) empleado

•No poseer deudas fiscales al momento de la solicitud

Se considerarán como topes máximos por categoría hasta el 30% de su masa salarial bruta correspondiente a los DOCE (12) meses anteriores tomados desde la fecha de presentación del proyecto. En el caso de las micro y pequeñas empresas hasta $5 millones de pesos. Mediana tramo I hasta $7 millones de pesos, Mediana tramo II hasta $10 millones de pesos, y grandes empresas hasta $20 millones.

El procedimiento de solicitud al Programa se realiza en forma digital a través la plataforma del Ministerio “Trámites a distancia”. Desde nuestro Departamento, brindaremos asesoramiento técnico caso por caso, con la finalidad de facilitarles la aplicación a este beneficio.

Actividades de capacitación contempladas:

¿Se escuchan las alarmas?

¿Se escuchan las alarmas?

Están saltando sensores y algo cruje ¿Quién está atendiendo a las Familias Empresarias?

¿Qué impacto tiene qué el “Fundador/a esté en Aislamiento” en el sistema de empresa familiar?

Los adultos mayores de 65 años fueron los primeros en entrar en cuarentena porque son las personas que pertenecen al principal grupo de riesgo del coronavirus. En el país viven más de seis millones de personas de más de 65 años, que representan el 15% de la población.

Natalia Christensen, especialista en Consultoría de Empresa Familiar, nos recuerda que las empresas familiares de primera generación fundamentalmente

  • tienen una gran dependencia de sus fundadores, centralismo de liderazgo, relación con contactos, de conocimientos técnicos e información privada y no registrada. 
  • y se suma entender, lo difícil y doloroso que es para el fundador ceder el poder.  El empresario es un símbolo de fortaleza, de autosuficiencia en la familia, y no siente el riesgo de muerte por eso no prepara a sustitutos ni sucesores para la empresa o testamentos patrimonial.

Esta imagen que no es fácilmente perciba e identificada conscientemente (por ellos, por su propia familia, sus colaboradores y/o otras personas de confianza) dificulta entender el impacto del COVID-19 en las decisiones y comportamientos “racionales y emocionales” en el sistema Empresa Familiar.

Acaso no suenan alarmas, o se genera una gran convulsión cuando la cuarentena irrumpe en el modelo de autoridad y modelos decisorios sobre los cuales se sustenta el negocio familiar.

Acaso no suenan alarmas, o se percibe una gran amenaza al bienestar financiero / emocional de la familia porque invaden las dudas sobre temas delicados, por ejemplo: ¿qué activos y pasivos existen?, ¿cómo se decide y quién/es?, ¿qué se comunica?, ¿cuáles son los riesgos?, ¿qué hay asegurado?, ¿ayudamos a otros, cómo respondemos a los pedidos? ¿ejercemos influencia en el sector? y ¿qué pasa con el patrimonio familiar?, etc.

Acaso no suenan alarmas, o se percibe tensión en la situación de “convivencia 24×7” de “esposa-esposo” fundadores. El Fundador/a que durante años pasó más tiempo fuera de su hogar y más tiempo en la empresa. Un/a conyugue que durante años gestiono sus tiempos sin la presencia de su esposo/a 24×7. ¿y ahora, y hasta que haya vacuna para el COVID-19? El sistema familia, la relación de matrimonio, vive más tensión fruto de un matrimonio que “vuelve a encontrarse (con menos filtro)” y en un contexto de incertidumbre que trae consigo ansiedad, miedo, angustia, emociones encontradas o negativas.

Queremos hacer saber a los miembros de la Familia Empresaria que una mayor conciencia sobre lo que NOS PASA COMO EMPRESA FAMILIAR, es el primer paso importante para activar procesos de preservación y custodia de: su familia empresaria y grupos de interesados con los que la empresa se relaciona. Con conocimiento de Empresa Familiar se mejoran las capacidades de planificación y toma de decisiones asertivas, efectivas.

El COVID-19 que aísla a líderes de su espacio y modifica el ejercicio de poderes en la empresa y sus estrategias habituales, impone una amplia gama de cambios importantes en la empresa familiar:

  • e necesita reajustar las relaciones (familiares, colaboradores, clientes, proveedores, etc.)
  • se necesita revisar los patrones tradicionales de autoridad e influencia
  • se necesita abrir la puerta a la innovación en las prácticas de gestión vigentes durante tantos años
  •  se necesita de las Tecnologías de la Información y la Comunicación y personas que se familiaricen con el uso de ellas.
  •  se aprende más sobre las habilidades blandas, recursos técnicos para el trabajo grupal y reforzar las condiciones básicas de confianza en el sistema

El sistema de la empresa familiar vive el paso del tiempo y los desafíos evolutivos, más el efecto COVID-19, ponen en evidencia y a prueba la capacidad y la disposición de la familia a involucrarse en procesos específicos para OCUPARSE del presente y futuro económico y emocional de la familia, de los colaboradores, de los grupos de intereses con los que se relacionan.

Recomendamos no dejarse arrastrar o ir a la deriva con ideas fatalistas, expectativas silenciosas o pérdida de confianza que impedirán llegar a buen puerto o lograr el legado y continuidad soñada.

Natalia Christensen sugiere que la EMPRESA FAMILIAR tome consciencia de las alarmas que suenan y sea la FAMILIA EMPRESARIA la que active “con ayuda externa de un consultor de Empresa Familiar Certificado®” la elaboración de un plan de medidas para fortalecerse, aumentar la confianza y minimizar los riesgos. Claro que este proceso requerirá una gran cantidad de paciencia, destreza, perseverancia e inversión de la Familia Propietaria (de todas las generaciones) porque el cambio a gestionar es sistémico e integrado.

#YOMEQUEDOENCASA

#YOSOYDELAFAMILIAEMPRESARIA

#YONOESTOYSOLO

× ¿Cómo le ayudamos?