(54)9 223 6346837 natalia@solucioneseffe.com
La familia empresaria es agente de cambio para la digitalización empresarial

La familia empresaria es agente de cambio para la digitalización empresarial

La pandemia aceleró la entrada de la Empresa Familiar a la IV Revolución Industrial y sorprendió más aún a quienes no estaban atendiendo las transformaciones económicas y sociales del mercado global.

Así como estábamos siendo testigos que Spotify afectaba a las discográficas, Netflix reemplazo a los videoclubs e hizo que mucha menos gente vaya al cine, google inutilizó a las páginas amarillas, whatsapp amenaza a operadores de telefonía fija y celular, Uber a los taxistas, y Tesla pone en duda el futuro de las automotrices. Estos son ejemplos de esta revolución que no es nueva, pero ahora exige atención y acción.

En este mundo cambiante, la familia empresaria está siendo llamada a construir futuro con la digitalización empresarial, es decir, transformarse con un plan estratégico innovador, con foco en el nuevo modelo de mercado y con personas comprometidas con el cambio. La Familia Empresaria es agente de cambio por naturaleza cuando sus atributos inherentes están en positivo, fortalecidos.

Algunos de los modelos de negocio de más relevancia en estos tiempos, están centrados:

· en el cliente (ya no se fabrica para tener stocks de venta, sino on demand) se estudian hábitos, necesidades, deseos, manera de comunicarse y consumir.

· en productos inteligentes (que aporten valor con nuevas prestaciones y funcionalidades vía servicios y tecnologías)

· en canales digitales, reducción de intermediarios y obtención de datos

· en plataformas de innovación abiertas, fintech, inteligencia artificial, apps, realidad virtual, interacción entre dispositivos conectados a internet, la cloud, el teletrabajo, etc

Las personas comprometidas con el cambio son miembros de la familia empresaria, son líderes de Empresas Familiares. Son las generaciones predecesoras y sucesoras las que están promoviendo la penetración y adopción de tecnologías 4.0 y transformación digital en sus ecosistemas productivos.

Todo esto exige un fortalecimiento de Empresa Familiar (gestión idónea del cambio cultural y filosófico de los protagonistas de la toma de decisiones), requiere fusión de generaciones llamadas a cambiar su mentalidad empresarial y familiar elaborando de forma participativa una visión compartida, nuevos sentidos de propósitos, acuerdos y políticas. 

Una amplia mayoría de las próxima generación de empresarios familiares (en España -y en el mundo- un 89%) creen que pueden actuar como motores de la digitalización de sus empresas. 

RECOMENDACIONES DE NATALIA CHRISTENSEN

  • Poner foco en la educación, talento, diversidad e inclusión para conectar con las demandas sociales
  • Hacer un diagnóstico de Empresa Familiar, especialmente de su pensamiento estratégico y vocación.
  • La transformación digital no es una transformación puramente tecnológica:
    • Implica a propietario/as actuales y futuro
    • Implica a las personas de todas las áreas de la empresa familia
    • Implica un cambio cultural y organizativo del ámbito empresarial, societario y de gestión

El éxito de la transformación digital en la empresa familiar depende fundamentalmente del compromiso de la Familias Propietaria con su futuro y de sus Capacidades de Dirección y Gestión de Familia Empresaria, desde lo cual lograran éxito en el cambio cultural, organizativo y de capacidades de los equipos.

Entendamos la digitalización asociada al futuro, a la continuidad, a un porvenir próspero en un mundo cada vez más globalizado, competitivo, tecnológico. Las empresas familiares para evolucionar, desarrollarse y crecer requerirán de dirección estratégica con transformación digital, con preservación del capital familiar (capital humano, intelectual, social y financiero).

Autora: Lic. Natalia Christensen. CEFC. Consultora senior de Empresa Familiar en Soluciones EFFE.

Palabras Claves: gobierno de empresa familiar, digitalización, singularidad tecnológica, planificación estratégica, nuevas generaciones, capital familiar

¿Se escuchan las alarmas?

¿Se escuchan las alarmas?

Están saltando sensores y algo cruje ¿Quién está atendiendo a las Familias Empresarias?

¿Qué impacto tiene qué el “Fundador/a esté en Aislamiento” en el sistema de empresa familiar?

Los adultos mayores de 65 años fueron los primeros en entrar en cuarentena porque son las personas que pertenecen al principal grupo de riesgo del coronavirus. En el país viven más de seis millones de personas de más de 65 años, que representan el 15% de la población.

Natalia Christensen, especialista en Consultoría de Empresa Familiar, nos recuerda que las empresas familiares de primera generación fundamentalmente

  • tienen una gran dependencia de sus fundadores, centralismo de liderazgo, relación con contactos, de conocimientos técnicos e información privada y no registrada. 
  • y se suma entender, lo difícil y doloroso que es para el fundador ceder el poder.  El empresario es un símbolo de fortaleza, de autosuficiencia en la familia, y no siente el riesgo de muerte por eso no prepara a sustitutos ni sucesores para la empresa o testamentos patrimonial.

Esta imagen que no es fácilmente perciba e identificada conscientemente (por ellos, por su propia familia, sus colaboradores y/o otras personas de confianza) dificulta entender el impacto del COVID-19 en las decisiones y comportamientos “racionales y emocionales” en el sistema Empresa Familiar.

Acaso no suenan alarmas, o se genera una gran convulsión cuando la cuarentena irrumpe en el modelo de autoridad y modelos decisorios sobre los cuales se sustenta el negocio familiar.

Acaso no suenan alarmas, o se percibe una gran amenaza al bienestar financiero / emocional de la familia porque invaden las dudas sobre temas delicados, por ejemplo: ¿qué activos y pasivos existen?, ¿cómo se decide y quién/es?, ¿qué se comunica?, ¿cuáles son los riesgos?, ¿qué hay asegurado?, ¿ayudamos a otros, cómo respondemos a los pedidos? ¿ejercemos influencia en el sector? y ¿qué pasa con el patrimonio familiar?, etc.

Acaso no suenan alarmas, o se percibe tensión en la situación de “convivencia 24×7” de “esposa-esposo” fundadores. El Fundador/a que durante años pasó más tiempo fuera de su hogar y más tiempo en la empresa. Un/a conyugue que durante años gestiono sus tiempos sin la presencia de su esposo/a 24×7. ¿y ahora, y hasta que haya vacuna para el COVID-19? El sistema familia, la relación de matrimonio, vive más tensión fruto de un matrimonio que “vuelve a encontrarse (con menos filtro)” y en un contexto de incertidumbre que trae consigo ansiedad, miedo, angustia, emociones encontradas o negativas.

Queremos hacer saber a los miembros de la Familia Empresaria que una mayor conciencia sobre lo que NOS PASA COMO EMPRESA FAMILIAR, es el primer paso importante para activar procesos de preservación y custodia de: su familia empresaria y grupos de interesados con los que la empresa se relaciona. Con conocimiento de Empresa Familiar se mejoran las capacidades de planificación y toma de decisiones asertivas, efectivas.

El COVID-19 que aísla a líderes de su espacio y modifica el ejercicio de poderes en la empresa y sus estrategias habituales, impone una amplia gama de cambios importantes en la empresa familiar:

  • e necesita reajustar las relaciones (familiares, colaboradores, clientes, proveedores, etc.)
  • se necesita revisar los patrones tradicionales de autoridad e influencia
  • se necesita abrir la puerta a la innovación en las prácticas de gestión vigentes durante tantos años
  •  se necesita de las Tecnologías de la Información y la Comunicación y personas que se familiaricen con el uso de ellas.
  •  se aprende más sobre las habilidades blandas, recursos técnicos para el trabajo grupal y reforzar las condiciones básicas de confianza en el sistema

El sistema de la empresa familiar vive el paso del tiempo y los desafíos evolutivos, más el efecto COVID-19, ponen en evidencia y a prueba la capacidad y la disposición de la familia a involucrarse en procesos específicos para OCUPARSE del presente y futuro económico y emocional de la familia, de los colaboradores, de los grupos de intereses con los que se relacionan.

Recomendamos no dejarse arrastrar o ir a la deriva con ideas fatalistas, expectativas silenciosas o pérdida de confianza que impedirán llegar a buen puerto o lograr el legado y continuidad soñada.

Natalia Christensen sugiere que la EMPRESA FAMILIAR tome consciencia de las alarmas que suenan y sea la FAMILIA EMPRESARIA la que active “con ayuda externa de un consultor de Empresa Familiar Certificado®” la elaboración de un plan de medidas para fortalecerse, aumentar la confianza y minimizar los riesgos. Claro que este proceso requerirá una gran cantidad de paciencia, destreza, perseverancia e inversión de la Familia Propietaria (de todas las generaciones) porque el cambio a gestionar es sistémico e integrado.

#YOMEQUEDOENCASA

#YOSOYDELAFAMILIAEMPRESARIA

#YONOESTOYSOLO

× ¿Cómo le ayudamos?